domingo, 23 de enero de 2011

postheadericon ABEJAS Y PESTICIDAS: UN TRISTE PANORAMA


¿QUÉ NIVEL DE EXPOSICIÓN ESTÁN SOPORTANDO LAS ABEJAS?
¿CÓMO LES AFECTA ESTA EXPOSICIÓN REALMENTE?
¿CÓMO SE TESTAN Y AUTORIZAN LOS PESTICIDAS?


“Un equipo de investigadores americanos encuentra 118 pesticidas agrícolas diferentes en colmenas de Estados Unidos”

Traigo al blog una vez más el nivel de contaminación química a que estamos sometidos todos los seres vivos sobre la faz de la tierra, y también una vez más las abejas sirven como bioindicador de la polución química de la que hablamos.


Como ejemplo, este trabajo realizado por investigadores norteamericanos para evaluar los pesticidas presentes en las colmenas  de EE.UU, tanto en cera como polen, abejas, etc.

Se tomaron un total de 749 muestras en colmenas de Estados Unidos, incluyendo: cera de la cámara de cría, cera estampada, pan de abeja, polen del cazapolen, abejas adultas y cría (larvas). En ellas se encontraron un total de 118 pesticidas y metabolitos diferentes, un total de 4.894 residuos, de los cuales 748 eran sistémicos, con una media de 6.5 detecciones por muestra.

En las 259 muestras de cera, se encontraron 87 pesticidas y metabolitos, con hasta 39 detecciones diferentes en una sola muestra y una media de 8 residuos de pesticidas diferentes por muestra.

En las 35 muestras de polen analizado, se identificaron 98 pesticidas, encontrándose hasta 31 pesticidas diferentes en una sola muestra y una media de 7.1 químicos diferentes por muestra.

En las muestras de abejas, el nivel de detección fue menor: una media de 2.5 residuos diferentes por muestra del total de 140 muestras analizadas, con un máximo de hasta 25 distintos en una sola muestra.

Tan solo en una muestra de cera, tres de polen y 12 de abejas no se detectaron contaminantes.
Si quieres ver el trabajo completo, pincha sobre la imagen de arriba



ESTUDIOS EN ESPAÑA

En España se han llevado a cabo estudios similares. En el año 2007, José L. Bernal Yagüe y sus colaboradores, llevaron a cabo un proyecto de investigación (API06-01) cofinanciado con fondos europeos, para estudiar la presencia de agrotóxicos en la colmena y su relación posible con el síndrome de despoblamiento. Investigaron los contaminantes presentes en el polen, miel, cera y abejas, estudiándose la presencia de 41 compuestos diferentes en 303 muestras tomadas en 2005 y 245 muestras en 2007. Los resultados se recogen en la reproducción parcial de la tabla de la izquierda, donde se muestran los compuestos encontrados y el número de muestras que resultaron positivas al mismo.
El estudio y los datos completos pueden descargarse aquí


El mismo equipo de investigadores, que cuenta entre sus colaboradores con Mariano Higes ,del Centro Apícola Regional de  Marchamalo, Guadalajara, acaba de publicar un trabajo en la misma línea, en la que revisan los residuos de pesticidas en el polen almacenado y su potencial efecto sobre las pérdidas de colmenas en España (Overview of pesticide residues in stored pollen and their potencial effect on bee colony (apis mellifera) losses in Spain / Journal of Economic Entomology). En él concluyen que con los resultados obtenidos de su estudio no puede establecerse una relación directa entre pesticidas en el polen y pérdidas de colmenas, siendo necesarios estudios adicionales. Sus análisis muestran que el 41 % de las muestras tomadas en primavera estaban contaminadas frente al 31 de las tomadas en otoño. El fluvalinato y el clorfenvinfos siguen siendo los dos pesticidas con mayor presencia. El finopropil fue hallado en el 3.7 % de las muestras de primavera pero en ninguna de las tomadas en otoño. Muestran también en sus datos que, tras los oportunos análisis polínicos, el 47 % del polen almacenado procedía de vegetación silvestre, y que el polen de girasol sólo se encontró en un 10.4 % de las muestras tomadas. En el trabajo fueron muestreados 1.201 colmenares profesionales.

Por otro lado, F.J. Orantes (Laboratorio Apinevada), ha realizando análisis de cera de colmenares y de industrias durante los años 2003-2008, según comunicación presentada en el VI Congreso Nacional de Apicultura de España (Noviembre 2010) (ORANTES-BERMEJO, F. JOSÉ; GÓMEZ PAJUELO, A.; MEGÍAS MEGÍAS, M.; TORRES FERNÁNDEZ-PÍÑAR, C. (2010).”Pesticide residues in beeswax and beebread samples collected from honey bee colonies (Apis mellifera L.) in Spain. Possible implications for bee losses”.Journal of Apicultural Research. 49 (3) pp. 243 – 250). Encontró que los principales contaminantes son el clorfenvinfos (Supona) y el tau-fluvalinato(Apistán, Klartan...), que son los dos acaricidas más utilizados por los apicultores españoles desde el año 1985. El clorfenvinfos está presente en un 95 % de las muestras analizadas y el tau-fluvalinato en un 93%. Según su trabajo, el 16.6 % de las ceras analizadas positivas supera la concentración de 2.4 microgramos/kg (clorfenvinfos), a partir de la cual podría tener efectos nocivos para las larvas de abeja y para los adultos, en base a la DL50% establecida para este compuesto en las abejas por ingestión oral y contacto (Stevenson; 1978).

Como veis, la contaminación de la cera es cada vez más preocupante, no solo para las abejas, sino que también para el consumidor puede suponer un riesgo de salud pública, por ejemplo con el consumo de miel en panal. Estos residuos se van acumulando año tras año con el reciclado de la cera, pasando de un apicultor a la fábrica de cera, de esta a otro apicultor y luego otra vez a la fábrica de cera estampada...y así sucesivamente en una espiral de acumulación constante y cada vez mayor. Parece, por tanto, un poco absurda la recomendación de eliminar cuadros viejos y renovar la cera de las colmenas para reducir el nivel de químicos acumulados en su interior, si tenemos en cuenta que las láminas de cera utilizadas para ello vienen ya contaminadas de fábrica.

Laboratorios Apinevada está trabajando (ya tiene algo patentado) en un método de eliminación de acaricidas órgano-fosforados en ceras de abeja, anunciando que con el doble filtrado que utilizan en su método se eliminan hasta el 95 % de organofosforados como el clorfenvinfos o el coumaphos y hasta el 30 % del tau-fluvalinato.


INTERACCIONES ABEJAS-PESTICIDAS

Como complemento a este triste panorama, puedes descargar y leer la siguiente nota de Gene Brandi, apicultor americano, y el Dr. Eric Mussen, especialista en apicultura de la Universidad de California, Davis, a quien podéis ver en la foto de la izquierda junto a Susan Cobey, conocida genetista y criadora de abejas. California cuenta con el mayor número de plantaciones de almendros del país, concentrándose en esa zona en esta época un gran número de colmenas para su polinización. El Dr.Mussen es a menudo consultado sobre problemas causados por los pesticidas en las colmenas y cómo protegerlas. Motivo de esas numerosas consultas es esta nota, que con su consentimiento me tomé la molestia de traducir y publicar. En ella Eric Mussen nos apunta los imprevisibles y desconocidos efectos que los pesticidas pueden tener sobre las abejas y cómo son autorizados y etiquetados los químicos utilizados en la agricultura.

Puedes descargar el artículo pinchando sobre la imagen de abajo

Como puede verse,  la relación abejas-pesticidas es compleja, my desconocida aún e imprevisible en sus consecuencias, lo que deja a las abejas y apicultores ante una difícil, lamentable y desesperante situación. Los sistemas de autorización y evaluación de toxicidad de los agroquímicos vemos también que dejan mucho que desear, aunque hay que tener en cuenta que el Dr. Mussen habla de EE.UU y no de Europa. Pero...¿qué pasa en Europa? Sigue leyendo.

EL FUTURO DE LAS ABEJAS...¿EN MANOS DE LA INDUSTRIA DE PLAGUICIDAS?

Este es el título de un interesantísimo documento publicado conjuntamente por CEO (Corporate Europe Observatory) y Coordinación Europea de Apicultura, dos instituciones que luchan por desenmascarar y hacer frente a los grupos de presión y poder (lobby) en distintos ámbitos, y que en el caso que nos ocupa, abejas y pesticidas, da lugar a que las propias industrias fabricantes de los químicos estén implicadas en los procesos de autorización e investigaciones que se realizan para la puesta en el mercado de los mismos. Descarga y lee el documento que pongo abajo haciendo "click" sobre la imagen.

Como muestra de esta presión y manipulación de datos que las compañías fabricantes de agroquímicos ejercen, está el caso deL estudio realizado por el prestigioso investigador norteamericano Jeffrey Pettis, donde demuestra el aumento de la sensibilidad a la infección por nosema en presencia de imidacloprid. El trabajo se realizó hace dos años y aún no ha conseguido que lo publiquen, sospechándose presiones por parte de Bayer (VER NOTICIA / APINEWS / 20-01-2011).

Un triste panorama.
Saludos para todos.

P.David Quesada
DESDE LA PIQUERA
www.apiculturabiologica.blogspot.com


ENLACES RELACIONADOS (EN ESTE BLOG):
* Polen, contaminación y consecuencias
* Interacción entre varroacidas
* Toxicidad del clorfenvinfos (Supona) para las abejas


LIBROS RELACIONADOS (aunque no son de apicultura)

Nuestro futuro robado ¿Amenazan sustancias químicas sintéticas nuestra fertilidad, inteligencia y supervivencia?

Enlace relacionado con el libro

Nuestro futuro robado: la amenaza de los disruptores endocrinos

04/02/07 Por José Santamarta






Primavera silenciosa

Rachel L. Carson
Colección Drakontos, 
Editorial Crítica, 
Barcelona, 2001

Enlace relacionado con el libro: terra.org




miércoles, 12 de enero de 2011

postheadericon LIBRO: APICULTURA. BUENAS PRÁCTICAS EN PRODUCCIÓN ECOLÓGICA

¡El libro de la polémica!
                      
Apicultura (Buenas Prácticas en Producción Ecológica)
Varios autores
Editorial: Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino 
(1ª edición)
Año: 2008 / 49 pp.
Encuadernación: Rústica / Color
Dimensiones: 29 x 17 cm.
Peso: 210 gr. Precio: 6 euros


Contenido: Introducción. Caracterización técnica de las explotaciones. Caracterización económica de las explotaciones. Incidencia de las políticas sectoriales. Modelación del sistema. Comercialización. Caracterización sociológica. Análisis estratégico sectorial de la producción de apícola ecológica.

 La organización agraria COAG emitió en su día un comunicado expresando su descontento con su contenido (ver), hecho del que se hicieron eco los medios de comunicación (ver) Por su parte, los autores respondieron con otra nota (ver). 

No es un libro sobre manejo ecológico de las abejas; se trata de un análisis-estudio de las explotaciones apícolas ecológicas desde el punto de vista socio-económico, con numerosas tablas, gráficos y datos económicos, umbrales de rentabilidad, estructura de la explotaciones, canales de comercialización, análisis de varianzas, etc.

Pero si lo que buscas es un manual sobre cómo manejar una explotación de forma ecológica, que es lo que sugiere el título... no encontrarás nada de eso en él.

 Otro título hubiera reflejado mejor el contenido de la obra y no induciría a error cuando valoras su compra.

P. David Quesada
DESDE LA PIQUERA
www.apiculturabiologica.blogspot.com
miércoles, 5 de enero de 2011

postheadericon TIMOL: LA OTRA CARA DE ESTE TRATAMIENTO "NATURAL"


Los tratamientos orgánicos para varroa son útiles y necesarios...pero también tienen efectos adversos para las abejas, el apicultor y la miel
¡ cuidado con el timol !


El timol, 5-metil-2-(1-metiletil) fenol, es un antioxidante fenólico de origen vegetal autorizado en apicultura ecológica para el tratamiento de la varroosis e incluido en el grupo de los denominados aceites esenciales. Se encuentra de forma natural en muchas plantas, sobre todo de la familia de las labiadas: albahaca, tomillo, salvia, orégano, ajedrea, menta, melisa...

Sin embargo, el timol no es una “golosina” inocua que encanta a las abejas, a pesar de su autorización y uso en manejo orgánico. Tampoco el apicultor y la miel están a salvo de sus efectos adversos.

La apicultura ecológica / orgánica, todo hay que decirlo, es un tipo de apicultura más próximo al manejo convencional que al natural, y aunque los principios activos autorizados para combatir varroa (timol, oxálico, fórmico y láctico) permitan obtener una miel libre de residuos peligrosos para el consumidor, no gustan ni benefician en nada a las abejas. Aunque el timol es considerado un tratamiento “natural”,  ningún compuesto extraño que se introduzca en la colmena puede denominarse de esa forma, siendo tan “químicos” como los utilizados en apicultura convencional, y presentando numerosas contraindicaciones, por lo que debe limitarse su uso al mínimo posible.

Por lo tanto, podría decirse que es un “mal necesario” pues es de gran utilidad  para la apicultura, tan escasa de principios activos para la lucha contra varroa y que permite una cierta rotación de principios activos y la eliminación con él de ácaros resistentes a otros químicos. También ha permitido el desarrollo de la apicultura orgánica/ecológica.

Pero, ¿cómo puede afectar el timol a las abejas? ¿Y al apicultor? ¿ Y a la miel?


EL TIMOL Y LAS ABEJAS

A las abejas el timol no les gusta. Cuando se utiliza, aumenta su agresividad, el pillaje, la deriva y el comportamiento higiénico (sacan mucha cría y baja la población) y pueden llegar a abandonar de forma completa la colmena (Ruiz, J.A; CAAP-ver artículo)

             Timol en esponjas                                  Timol en gel


Cuando se usa de forma artesanal, utilizando cartones como soporte de la vaselina con timol, se produce un desplazamiento de la cría hacia otras zonas y en ocasiones su abandono, pudiendo originar esto pollo escayolado y otras enfermedades (Flores y col., 2000); también se ha observado un aumento de la renovación de reinas (Imdorf y col. 1999). Se han señalado además problemas reproductivos en las colmenas tratadas con timol, concretamente referidos a la fertilidad en las reinas y a la viabilidad de los espermatozoides de los zánganos, que se verían afectados. Gusta tan poco a las abejas que  la  reina puede dejar de poner huevos si se utiliza en primavera, hecho advertido incluso por el laboratorio fabricante de Apiguard, tratamiento para varroa a base de timol (ver advertencia del fabricante; punto 4)
Pero lo peor no se ha dicho aún y llega fresco desde USA. La últimas investigaciones de María Fraizer apuntan a que daña la cutícula que recubre el cuerpo de la abeja, haciéndola más permeable a otros pesticidas. También se señalan sus efectos sobre los microorganismos de la colmena (¡otra vez esos “bichitos”!), ya que el timol es un potente fungicida; de hecho se añade a jarabes de azúcar con los que se alimenta a las abejas para evitar su enmohecimiento y deterioro por hongos. Así que, una vez dentro de la colmena, el timol no sólo mata varroas, sino otros microorganismos beneficiosos para las abejas que allí existen, como son determinados hongos: para la producción de cría las abejas necesitan un esterol, el 24-metil-colesterol, que no es producido ni recolectado por ellas...sino por un hongo como parte del proceso de fermentación del polen para convertirse en pan de abeja, ocurriendo esta parte de la fermentación en las primeras 12 horas tras la recolección del polen. Cuando cesa el aporte de polen a la colonia, las abejas llevan en su cuerpo la suficiente cantidad de este esterol como para producir dos ciclosmás de cría, pero tras ello cesa la cría hasta que haya nuevos aportes de polen, comenzando de nuevo el proceso fermentativo y la producción de 24-metil-colesterol por los hongos (Dean Stiglitz, 2010; comunicación personal).

¿Qué ocurrirá entonces si el timol es fungicida y mata estos hongos además de varroa? ¿Qué otros efectos puede tener sobre los microorganismos beneficiosos de la colmena? Cuando las personas tomamos un antibiótico para tratar la infección de una herida en una pierna, por ejemplo, es frecuente que tengamos dolor de estómago y diarrea como efecto secundario pues no sólo se mata el agente infeccioso de la herida sino que aniquilamos muchos microbios beneficiosos de nuestro tracto digestivo y que son totalmente necesarios para nuestra correcta digestión de los alimentos. Son los efectos secundarios...que todos los medicamentos tienen...también los de las abejas...aunque nunca se dicen ni se colocan en el envase del producto cuando lo compramos.

Otras propiedades biocidas del timol, que demuestran su capacidad destructiva y que hacen que se use en el campo de la agricultura, son: capacidad insecticida (Karpouhtsis y col. 1998) y repelente-alimentaria frente a Spodoptera litura (Hummerlbrunner y Isman, 2001); actividad antifúngica frente a hongos de interés agrícola como Fusarium moniliforme, Rhizoctonia solani, Sclerotinia sclerotiorum, Phytophtora capsici y Aspergillus flavus (Montes-Belmont y Carvajal, 1998; Mullerriebau y col., 1995) y hongos que atacan a las cosechas tras su recolección (Chu y col., 1999; Tsao y Zhou, 2000); actividad frente a nematodos (Tsao y Yu, 2000).

EL TIMOL Y EL APICULTOR

La preparación de tratamientos artesanales  no autorizados requiere de una manipulación del timol "en bruto"  no exenta de riesgos. El timol tampoco es inocuo para el apicultor: hay que tener cuidado al manejarlo pues es corrosivo y cáustico por contacto con la piel, pudiendo causar daños irreversibles en los ojos;es irritante por inhalación, debiendo evitarse inhalar sus vapores y puede causar problemas de alergia; también es tóxico por ingestión (Ver ficha de suguridad).

 Timol a granel y esponjas de vermiculita (Foto: Les Fontanielles)

Contamina la cera, dejando residuos en ella, que poco a poco irán disminuyendo por la volatilización del producto, tanto dentro de la colmena como en los panales almacenados si cuentan con buena ventilación (Bogdanov, 1998-ver artículo). Es tóxico para los organismos acuáticos.

Al apicultor, como tal, tampoco le resulta fácil su empleo en el control de varroa. Hasta ahora, su eficacia se basa en la adecuada evaporación del soporte que lo contiene: gel, vermiculita, etc. Esta evaporación depende de las condiciones ambientales (temperatura) y cuando cambian durante el tratamiento cambia también el grado de evaporación y con ello la eficacia. Esto es realmente más acusado cuando se utilizan soportes y tratamientos artesanales no autorizados, y tiene como consecuencia, en ocasiones, tratamientos ineficaces que originan pérdidas de colmenas por varroa. En definitiva el apicultor no puede tratar cuando quiere sino que debe esperar a que las condiciones de temperatura sean adecuadas, cosa que en ocasiones parece que no llega nunca, con lo que se retrasan los tratamientos y se producen fallos en el mismo. Su uso hace que el apicultor debe estar más atento a su resultado y eficacia que cuando utiliza otros tratamientos químicos convencionales, lo que supone, a la postre, más trabajo.

EL TIMOL, LA MIEL Y SUS CONSUMIDORES

¿Puede contaminarse la miel con timol? ¿Qué ocurre con los consumidores? ¿Se puede comer tranquilamente miel con timol? 

La utilización de timol cerca del flujo de néctar contaminará con seguridad la miel cosechada (Bogdanov, 1998), y si se supera determinada cantidad (0.8-0.9 mg/kg-ppm)se detectará al probar la miel, algo realmente desagradable al paladar (experiencia personal).

Por otro lado, el timol es un compuesto incluido por la normativa europea en el apartado correspondiente a los que no se les exige un límite máximo de residuos (LMR) en el producto destinado a cosumo humano y procedente de la producción ganadera, al considerar que no es tóxico ni peligroso para la salud del consumidor (de miel en este caso)

Esto es así pues se ha comprobado que tras su ingestión es rápidamente metabolizado y eliminado del organismo, no produciéndose metabolitos en el proceso, no presentando por lo tanto riesgos de toxicidad crónica por efectos acumulativos, como es el caso de otros químicos. Además, su uso en la industria alimentaria de elaboración de alimentos está autorizado y regulado, utilizándose ampliamente en la producción de bebidas refrescantes y en general como aditivo alimentario, permitiéndose una adición de hasta 50 mg/kg a los alimentos y un máximo de 10 mg/kg a las bebidas. Si recordamos, para detectarlo organolépticamente en la miel (por el olor o el gusto) eran necesarias concentraciones de 0.8-0.9 mg/kg-ppm, lo que nos haría desechar esa miel para consumo, por lo que las autoridades sanitarias consideran que es realmente improbable que se alcancen contaminaciones superiores a los 50 mg/kg y 10 mg/kg de timol que están autorizadas y consideradas como aptas en cualquier alimento procesado que lo utilice. ( Enlace relacionado, sobre toxicidad y metabolización :Thymol; Exemption from theRequirement of a Tolerance)
Vamos, que seguro que si eres aficionado a las insanas bebidas refrescantes seguramente comas más timol en un día con su ingesta que en toda tu vida consumiendo miel contaminada con pequeñas cantidades de timol que ni siquiera eres capaz de percibir por los sentidos.

Así las cosas, y para terminar, vemos que si no realizamos preparaciones artesanales evitamos, como apicultores, muchos riesgos derivados de su manipulación. Con respecto a la miel, evitando hacer tratamientos en primavera o próximos a la mielada (en los dos meses anteriores) nos aseguraremos de no estropear la cosecha con olores y sabores desagradables. Pero ¿qué hacemos con las abejas? ¿Cómo las protegemos del timol?

¡Vaya lío!, ¿verdad? ¿trato mis abejas con esto que les hace tanto mal? ¡y si no lo hago mueren por varroa! ¡Pues sí que nos da problemas este “bichito garrapatoso”! ¡Qué difícil es hacer apicultura biológica y natural por su culpa!

Después de más de 25 años de la llegada del ácaro varroa vemos que no podemos con él y que sigue siendo, en mi opinión, por encima del CCD o despoblamiento, el principal problema de la apicultura actual.

¡Y lo que nos queda!
P. David Quesada
DESDE LA PIQUERA
www.apiculturabiologica.blogspot.com
lunes, 3 de enero de 2011

postheadericon Artículos: MIEL DE MANUKA, ¿CIENCIA O MÁRKETING?


La miel de manuka está de moda. Descarga este artículo y conoce las propiedades e historia de esta miel tan peculiar.


P. David Quesada
DESDE LA PIQUERA
www.apiculturabiologica.blogspot.com
Mi foto
P.David Quesada
Extremadura, Spain
Me licencié en Veterinaria,especialidad de Zootecnia y Producción Animal, aunque siempre me interesé por animales y seres más propios de un biólogo. Me embeleso, casi medito, observando el ir y venir de las abejas por la piquera y escuchando el zumbido del colmenar.
Ver todo mi perfil

Buscar este blog

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Widget ofrecido por www.ayudaparamiweb.com

FACEBOOK

Entrada destacada

MIEL ECOLÓGICA, MITOS Y VERDADES

Te regalo un artículo... Descargar pdf La Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE) me invitó a escribir en el último núm...

Entradas más populares

TEMAS