domingo, 25 de septiembre de 2016

postheadericon ¿ APICULTURA URBANA ? ...NO, GRACIAS

Asiente - y serás cuerdo - 
Disiente - y de inmediato serás el peligroso - 
Y te pondrán Cadenas .

Emily Dickinson


Todo el mundo parece maravillado con la Apicultura Urbana. No es mi caso. En un ejercicio de asertividad nada fácil, sabiendo que voy en contra del "discurso de valores dominantes", y tratando de no aferrarme a la necesidad y el deseo de aprobación y aceptación por los demás, me atrevo a compartir contigo mi opinión sobre este tema. Próximamente, publicaré también en el blog los dos artículos que sobre apicultura urbana escribí para la revista Apicultura Ibérica, sobre el origen e historia, así como las ventajas, inconvenientes y conflictos de las abejas en las ciudades, con una visión más ecuánime e imparcial sobre esta cuestión.

Si Thoureau hubiera sido apicultor y vivido en nuestros días, nunca hubiera colocado sus colmenas en la azotea de un edificio en una gran ciudad. Después de haber conocido y leído parte de su vida y obra, estoy totalmente convencido de ello. Yo, por sus mismas razones,tampoco lo haría. Y es que para todos aquellos que, como Thoureau, teñimos de trascendencia cada uno de nuestros encuentros con la naturaleza, acceder al colmenar mediante un ascensor lo arruinaría todo. Es posible que, si también te consideras hijo de Félix Rodríguez de la Fuente, tocado además por la varita de Araújo o tienes tu "Walden" personal, sientas lo mismo.

No me imagino llegando a mis colmenas de otra forma que no sea atravesando la espesura del encinar cerrado ,a veces, por un manto de jaras o una cortina de retamas, o surcando el mar de pasto de la dehesa, con el coche mecido por el suave oleaje de chupamieles, cantuesos y dientes de león.

"Ir de colmenas" implica, para mí, un "antes", un "durante" y un "después". El "durante", cuando abro la colmena, se convierte en una auténtica experiencia de "mindfulness ", un ejercicio de atención plena donde no soy consciente de nada de lo que me rodea más que del movimiento de las abejas sobre los cuadros y alrededor de mi cabeza, así como del olor que emana de su interior al levantar la tapa. Pero el "antes" y el "después" también forman parte de la experiencia y, durante el viaje de ida, así como cuando vuelvo a casa, mis sentidos, en estado de alerta, no dejan escapar un detalle de cuantos sonidos, olores y colores, incluso sabores,la Naturaleza me ofrece a cada segundo, aceptando gustoso - en este caso - el juego de la _hiperestimulación_, ese que tanto me abruma y aturde en la vida diaria cuando procede de fuentes y elementos que no tienen su origen en la madre Natura.

Podría, no obstante, en un momento dado y si no tuviera otra opción, ubicar mis abejas en lo alto de un edificio y prescindir de la intensa emoción del "antes" y del "después", y quedarme tan solo con el instante mágico de abrir la colmena. Si viviera en una ciudad y no tuviera ninguna otra posibilidad de ser apicultor más que así, lo haría, y es por eso  que entiendo y respeto de corazón a esos neoyorquinos, londinenses y tantos otros habitantes de ciudades que lo hacen.

Otro de los motivos por el cual nunca ubicaría mis abejas en una gran ciudad sería por la calidad de la miel y los productos obtenidos de ellas. No me imagino consumiendo ni utilizando el polen o el propóleos recolectado por mis abejas en la ciudad, encapotada con frecuencia por nubes de contaminación, donde la deposición de partículas contaminantes sobre las plantas es un hecho constatado.

De nuevo, y si no tuviera más remedio que ser apicultor en la ciudad, podría prescindir de mis escrúpulos y consumir los productos obtenidos. A fin de cuentas, podría convencerme a mí mismo y pensar que todo es cuestión de "dosis", que **Paracelso** tenía razón cuando dijo que _"nada es veneno, todo es veneno: la diferencia está en la dosis"_, y, por lo tanto, habría de consumir muchos kilos de productos, durante mucho tiempo y altamente contaminados para que la "dosis" de estos produjera efectos perjudiciales en mi organismo. Este razonamiento y concepto de la "dosis" y la relación "causa/efecto",no obstante, podrían discutirse, y difícilmente me convencería, ya que la _epigenética _lleva años enseñándonos que realmente "somos lo que comemos", como también lo son las abejas, que en función del alimento que reciba la larva nacida de un huevo fertilizado puesto por la reina, su código genético (los genes encerrados dentro de ese huevo y que lleva la larva recién nacida) se expresarán de una forma o de otra, dando lugar a una reina o a una obrera. Por lo tanto, no sólo importa la cantidad, también la calidad, no todo depende exclusivamente de la dosis, sino de la "cualidad" o calidad de esa dosis.
Pero como digo, si no tuviera más remedio, podría hacer de tripas corazón y comerme la miel y el polen y no darle vueltas ni plantearme estas cuestiones.

Pero hay un tercer y último motivo por el cuál no pondría mis colmenas en la ciudad. Y este sí que es un escollo insalvable para mi, para el que no tengo "peros" ni "no obstantes", y es el hecho de que las abejas pueden ser molestas, incluso dañinas y peligrosas , para otras personas.  Hay quien tiene problemas psicológicos con ellas y sienten pavor ante la sola presencia de una abeja en sus inmediaciones; hay quien tiene problemas de salud relacionados con ellas, como es el caso de muchos alérgicos a su picadura, y hay quien no se enfrenta a ninguno de estos dos problemas pero que no tienen por qué aguantar ni picaduras ni sufrir molestias mientras nosotros disfrutamos de nuestro hobby. 

Conozco de primera mano todos estos inconvenientes; no he tenido abejas en la ciudad pero sí en una zona de la periferia urbana, a 500 metros del casco urbano y a 30 metros de viviendas habitadas durante todo el año. No lo hice a voluntad, fueron caprichos de los enjambres y otros azares del destino y, aún sin abrir nunca las colmenas, mis abejas fueron realmente molestas para estos vecinos: picaduras; cientos de abejas bebiendo en las macetas recién regadas o en la piscina durante el verano; abejas colándose e inundando la cocina atraídas por olor de ciertos alimentos; temor por los niños pequeños de las casas que, atraídos por el movimiento de las abejas en su zona de juegos,las querían atrapar igual que hacían con las hormigas; incidentes con visitantes de mis vecinos que accedían a la zona de las abejas en mi ausencia, etc, etc.

Mi naturaleza, un tanto introvertida y sensible, hacía mía la zozobra de esas personas. Este rasgo de mi carácter es el que hace que normalmente piense antes en el bienestar de los demás que en el mío y que me obsesione con no hacer nunca daño a nadie, ni con mis palabras ni con mis actos, y si coloco mis colmenas en la azotea de un edifico sé que habrá personas perjudicadas. Nuestra libertad para hacer lo que queramos acaba donde empieza la de nuestro vecino. Y como creo que puede que no todo el mundo tenga la suficiente sensibilidad como para pensar primero en el bienestar de los demás y luego en el suyo, son los poderes públicos, las autoridades competentes,los que deben velar por aquellas personas que puedan verse afectadas, y la forma de hacerlo es no permitiendo, de manera legal, tener abejas cerca de los cascos urbanos y/o viviendas habitadas, y mucho menos dentro de ellos. Es por ello que la legislación actual (Real Decreto 209/2002, por el que se establecen normas de ordenación de la explotaciones apícolas; artículo 8 ) prohíbe la ubicación de colmenas a menos de 400 metros de centros urbanos y núcleos de población, y colocarlas en la azotea de tu vivienda

La subespecie de abeja que habita la Península Ibérica, Apis mellifera iberiensis, tiene un comportamiento defensivo notablemente más acusado que otras subespecies que se utilizan en la apicultura europea y de otros países del mundo, lo cual la hace poco recomendable para su manejo en entornos habitados. Estas otras abejas más dóciles y manejables, como son la cárnica, lingustica (italiana) o líneas como la Buckfast, son las que aparecen en los vídeos realizados en las ciudades europeas y que inundan Internet y las webs de apicultura urbana, donde apicultores sin protección alguna, manejan panales y abejas como si de moscas se tratara.

Traer estas otras abejas a nuestro país para utilizarlas en las ciudades -como parece estar ocurriendo- no tiene sentido y puede ser incluso más contraproducente aún que utilizar la nuestra. Al poco de volar sobre los cielos de nuestras ciudades, acabarán reproduciéndose y cruzándose con las abejas autóctonas, perdiéndose para el apicultor que las hubiera traído y, además, resultando este cruce en abejas más defensivas aún si cabe que la autóctona.

Es por todo esto que digo "abejas en las ciudades sí; colmenas en las ciudades no". Las abejas son ya habitantes habituales de nuestro hábitat urbano,sin ser necesario que ningún apicultor instale colmenas en el balcón de su casa. Disfruto de ellas en cada planta en flor de mi ciudad y de otras que visito, sin existir apicultores urbanos en ellas. 

Cuando digo que no estoy de acuerdo con el hecho de que se permitan colmenas y apicultura en la ciudad, me estoy refiriendo a que cualquier persona pueda colocar una colmena en el patio de su casa para obtener los productos propios de las abejas, realizando el manejo apícola habitual que realiza el apicultor para ello. Otra cosa muy distinta serían las colmenas en manos de asociaciones de apicultores expertos, jardines botánicos o cualquier otra institución o entidad con fines educativos y divulgativos que utilizan las abejas y su mundo en tareas de educación ambiental y ciudadana, así como aquellas destinadas a fines científicos o técnicos (estaciones de monitoreo de la calidad ambiental del aire, por ejemplo). Para este tipo de uso estoy totalmente de acuerdo en que pueda permitirse y regularse, siempre bajo unas condiciones de ubicación, control y manejo específico. Pero eso es una cosa y otra muy diferente es hacer apicultura en la ciudad.

Decía Thomas Mann que "una gran verdad es una verdad cuya contraria es también una gran verdad" (Ensayos sobre Freud).

Esto que has leído es mi verdad, fruto de mi personalidad y experiencia; a buen seguro  tú tienes la tuya, contraria a esta que yo expongo y, probablemente, como señalaba Thomas Mann,tan verdad como la mía. Es por eso que te invito a que me escribas y me la envíes, la publicaré encantado a modo de réplica y así todas las voces, opiniones y motivaciones serán escuchadas.

P.David Quesada
desdelapiquera.com


jueves, 15 de septiembre de 2016

postheadericon ¡ VUELTA AL COLE !

Illustration by Clifford Harper/agraphia.co.uk 

Mis buenos propósitos y algunas lecturas recomendadas

¡Hola de nuevo! Se acabaron las vacaciones para la mayoría...salvo para nuestras abejas, que no han parado de trabajar ni tan siquiera durante el mes de agosto y siguen haciéndolo. 

Yo, la verdad, a diferencia de ellas, me he dado un buen respiro, también del blog. Siento haberte  abandonado durante tanto tiempo, pero la vida me dio un pequeño revolcón del que he tenido que reponerme y que puso patas arriba muchos de mis planteamientos e ideas sobre muchas cosas que tenía planificadas. Pero creo que poco a poco voy reprogramando mi mente y adaptándome a las nuevas circunstancias. Ya lo decía Darwin, "no son las especies más fuertes las que sobreviven, ni tampoco las más inteligentes, sino aquellas que mejor responden y se adaptan a los cambios". Creo que de eso va la felicidad en realidad, de flexibilidad psicológica, de saber aceptar y adaptarse en cada momento a las situaciones la vida te va poniendo delante en vez de resistirse o enfrentarse a ellas; va de no aferrarse a nada con demasiada fuerza, de saber "agarrar con suavidad y soltar con fuerza", como dice otro antiguo y sabio proverbio, porque en realidad nada importa casi nada.

En fin, sí, he pasado sin publicar bastante tiempo, pero, como los niños que vuelven al colegio, trataré de retomar la tarea poco a poco e ir añadiendo y ofreciéndote nuevos contenidos. Al igual que al comienzo del año, Septiembre y la vuelta al curso escolar son buenos momentos para hacer planes y plantearse nuevas metas, y las mías para esta nueva temporada de blog son dos:  

1- Tratar de recobrar la regularidad en las publicaciones.

2- Rediseñar la apariencia del blog, migrándolo a un nuevo servidor y plataforma de publicación, algo que haré yo mismo, lo cual me dará muchísimo trabajo y no pocos dolores de cabeza. Con ello espero  que tengas un blog con mejor apariencia y funcionalidad, con un mayor y mejor orden y clasificación de los contenidos para que puedas buscarlos y acceder a ellos más eficazmente y poder además ofreceros otros servicios que tengo en mente. Vamos, modernizarlo un "poquillo" y quitarle esta apariencia que es ya totalmente "vintage" o "retro" para un blog actual.

Te las cuento porque creo que así adquiero un mayor grado de compromiso para tratar de llevarlas a cabo (...ahora sí que me he pillado los dedos): soy procrastinador nato y espero que este compromiso público me ayude con el objetivo.

Lecturas recomendadas

Y no hay nada más relacionado con estas fechas y la vuelta al colegio que los libros. Es por ello que te dejo a continuación algunas novedades y sugerencias del mundo editorial relacionado con las abejas y la apicultura.

Si quieres conectar tu vida espiritual -si la tienes- con tu pasión por las abejas, este es un libro ideal:
"La meditación y el arte de cuidar abejas", de la Editorial Siruela. Escrito por Mark Magill, profesor de meditación, y según puede leerse en la sinopsis de la editorial, nos ofrece, a través de la observación del comportamiento de las abejas, una serie de lecciones espirituales y medioambientales que pueden ayudarte a experimentar la tranquilidad y el placer que supone observar e interactuar con la naturaleza.
Si quieres ver un fragmento pincha aquí.

Otra novedad interesante es el título publicado por la Fertilidad de la Tierra (mi revista favorita y de la que soy suscriptor desde hace años), "Apicultura respetuosa con las abejas". En él, sus autores nos introducen en su sistema de manejo sostenible de las abejas, de la colmenas de biodiversidad y de sus colmenas cilíndricas, que puedes aprender a construir y manejar a lo largo del texto.
Y por último, un libro interesantísimo y totalmente necesario si quieres conocer el fenómeno de la polinización por insectos así como la diversidad de polinizadores de nuestro país: "Guía de campo de los polinizadores de España", de la Editorial Mundi Prensa. Es mucho más que un simple libro de identificación de especies, está repleto de información sobre los insectos polinizadores como puedes ver en la ficha del libro, pinchando aquí.

Bueno, pues lo dicho, espero enviarte artículos con más frecuencia que últimamente y que disfrutes con los libros que te propongo.

P. David Quesada
desdelapiquera.com

martes, 14 de junio de 2016

postheadericon Te regalo dos artículos sobre el PEQUEÑO ESCARABAJO DE LA COLMENA

El Pequeño Escarabajo de la Colmena continúa su expansión por el mundo. Recientemente, se ha notificado un foco en Brasil y en 2014 apareció por primera vez en Europa, en Italia. Ya escribí en el blog, en su momento, sobre este foco en Italia. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) emitió un informe con su opinión científica de la situación en dicho país y las probabilidades de expansión del escarabajo a otros estados miembros.
El principal riesgo de introducción del escarabajo en nuestro país es, sin duda alguna, el movimiento de abejas, abejorros y ciertos materiales apícolas básicos. Para que te informes y conozcas sobre el pequeño escarabajo, te dejo a continuación dos artículos que escribí para la revista Apicultura Ibérica.

En la foto que abre el post puedes ver un panal con una parte afectada por el escarabajo (cuadro derecho) y una parte sin afectar (cuadro izquierdo). Pincha sobre ella para agrandarla y apreciarlo mejor. Si quieres aprender el porqué de ese aspecto húmedo, limoso o viscoso de la cría y más sobre este "bichejo", lee los dos artículos.

 Puedes descargarlos en formato pdf :

Parte I:  "EL PEQUEÑO ESCARABAJO LLEGA A EUROPA" 
(Apicultura Ibérica; nº 8 / 2015)

Parte II: "EL PEQUEÑO ESCARABAJO LLEGA A EUROPA" 
(Apicultura Ibérica; nº 9 / 2015)

Un saludo y hasta pronto

P. David Quesada
desdelapiquera.com
Mi foto
P.David Quesada
Extremadura, Spain
Me licencié en Veterinaria,especialidad de Zootecnia y Producción Animal, aunque siempre me interesé por animales y seres más propios de un biólogo. Me embeleso, casi medito, observando el ir y venir de las abejas por la piquera y escuchando el zumbido del colmenar.
Ver todo mi perfil

Buscar este blog

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Widget ofrecido por www.ayudaparamiweb.com

FACEBOOK

TEMAS

Entradas más populares